Condena de la SIP por asesinato de fotoperiodista en México

sip1La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato ayer del fotógrafo Daniel Alejandro Martínez Bazaldúa, del diario mexicano Vanguardia; y exigió a las autoridades estatales y federales que investiguen a fondo, de forma clara hasta dar con los motivos y responsables de este crimen que estremece a los periodistas de la región y afecta seriamente el ejercicio libre del periodismo en el país.

Martínez Bazaldúa, de 22 años de edad, comenzó a trabajar hace un mes en Vanguardia como fotógrafo de Sociales. Su cadáver mutilado fue hallado la madrugada del 24 de abril junto a los restos del estudiante Julián Alejandro Zamora Gracia, de 23 años, informó el diario con sede en Saltillo, en el estado de Coahuila.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Claudio Paolillo, expresó su solidaridad con familiares y colegas del fotógrafo y se sumó a la crítica del periódico a las autoridades.

Vanguardia consideró como “triste y alarmante” que sin investigación ni pruebas de por medio, las autoridades estatales señalaran a las víctimas como miembros del crimen organizado. En un comunicado oficial la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), interpretó que cartelones hallados con los cadáveres hacían “alusión directa” a que las víctimas habían sido miembros y desertaron del crimen organizado.

Paolillo, director del semanario uruguayo Búsqueda, dijo que “es una ligereza que sin realizar una mínima investigación de los hechos, las autoridades relacionen de inmediato el hecho como un ajuste de cuentas entre miembros del crimen organizado”.

Agregó que “tal como insistimos en este y otros muchos crímenes impunes, es indispensable y urge en México tomar con seriedad cada uno de estos casos para luego de una investigación profunda, seria y profesional, se puedan conocer los móviles y señalar y castigar a los responsabilidades”.

De acuerdo a Vanguardia, uno de los cartelones decía que “el doble asesinato es un mensaje para la ciudadanía de Coahuila, señalando directamente a los cuerpos policiacos como los Groms (Grupo de Reacción Operativa Mixta de Saltillo) y Gates (Grupo de Armas Tácticas del Estado)” que operan en la región.

Martínez Bazaldúa, fue visto por última vez el 23 de abril en la tarde en el periódico. Esa noche no cubrió la cobertura fotográfica asignada.

En el estado de Coahuila han desaparecido dos periodistas y otros cuatro fueron asesinados desde 1989. Ninguno de los casos ha sido atendido ni resuelto por sus investigadores, por lo cual se desconoce hasta el momento si están vinculados a su profesión. Los casos de asesinato son los de Ezequiel Huerta Acosta 1989, José Valdés 2006, Valentín Valdés Espinosa 2010 y Rodolfo Ochoa Moreno 2011; y los desaparecidos son Cuauhtémoc Ornelas Ocampo 1995 y Rafael Ortiz Martínez 2006.