Desde los Unites con Amor

jorgemujica“La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) resaltó que durante este año, destinará 24.3 millones de pesos al programa 3 x 1 para Migrantes” dice uno de esos artículos de periódico que más parecen copia literal del comunicado de prensa oficial, “con el fin de impulsar proyectos de infraestructura en las comunidades de origen de los mexicanos que trabajan en los Estados Unidos”.

Para aparentar que no es copia textual, el artículo luego dice que “En un comunicado, la dependencia recordó que el programa ha llegado a mil 400 localidades de 660 municipios de alta y muy alta marginación, donde se construyeron o rehabilitación de hospitales y centros de salud, así como escuelas, redes de agua potable, parques públicos, entre otras obras”.

Mil 400 es el promedio anual de obras que los gobiernos realizan con una aportación de dinero que llega desde los Estados Unidos, reunidos a través de colectas, bailes, rifas y simples cooperachas, para poder arreglar un poco el terruño.

Los migrantes ponen un dólar, y los gobiernos federal, estatal y municipal se tienen que poner con uno cada uno.

Suena muy bonito y muy patriótico, hasta que piensa uno que los únicos patriotas aquí son los migrantes que ponen su lana, porque en realidad todas esas obras de infraestructura son responsabilidad de esos gobiernos en los tres niveles, y debían realizarse sin que los migrantes tengan que ponerse con su cuerno. En otras palabras, es casi una especie de mordida para que los gobiernos hagan lo que de todas formas debían hacer.

En los más de 10 años del Programa 3 x 1, los migrantes ha financiado parcialmente “más de 14 mil obras de infraestructura y servicios”, reconoce la Sedesol. Por cierto, hay que recordar que el Programa no siempre ha sido 3 x 1, sino que comenzó en 1 x 1 y luego 2 x 1, es decir, que los migrantes pusieron hasta la mitad y una tercera parte del costo de esas 14 mil obras.

Y Por si No Alcanza…

Pero esos 24.3 millones de pesos (un poquito menos de 2 millones de dólares estos días), realmente palidecen ante la lana que los migrantes mandan a México, Solamente en noviembre del año pasado, según datos de la Fundación BBVA Bancomer, los migrantes se pusieron con 1,695 millones de dólares por concepto de remesas familiares.

Esa es la buena noticia. La mala es que la cantidad representó “una caída de 5.1% en comparación al mismo mes del año previo y una disminución de 4.6% si se compara con octubre de 2012”. Es decir, que los migrantes mandaron menos lana. De hecho, fue el quinto mes consecutivo que mandaron menos lana, y por ello, afirma BBVA Bancomer, “se dejaron de recibir en el país más de 950 millones de dólares en comparación a los datos registrados para esos mismos meses en 2011”.

Para tener un número completo de la reducción en las remesas, BBVA agrega que “El ingreso por remesas en pesos reales (descontando la inflación) que recibieron los hogares mexicanos fue 12.6% inferior a lo que obtuvieron el mismo mes del año previo”.

Pues si, así está la economía. Menos chamba en los Unites, más desempleo, más redadas de la migra, con la consecuente pérdida de empleos o por lo menos el cambio, de una fábrica a una agencia de trabajo temporal que paga la mitad de salario anterior.

Pero el punto de todo esto son otros números. Dice BBVA (y Bancomer debe saber esto con exactitud), que “la remesa promedio en dólares disminuyó en noviembre… al situarse en 300 dólares por envío, mientas que el número de transacciones aumentó, registrando 5.65 millones de operaciones”.

Ahí es donde la puerca tuerce el rabo. Cinco y medio millón de envíos costaron, por lo bajo, 55 millones de dólares, ya que las compañías remesadoras cobran un promedio de diez dólares por envío. Y a cada envío de 300 dólares, le sacan otro diez por ciento por la diferencia en el tipo de cambio.

En total, calculando unos 60 millones de transacciones al año y ganancias en cada una de 40 dólares, las remesadoras sacaron una tajada más de 2 mil 400 millones de dólares. En pesos, póngale 30 billones.

El Programa 3 x 1 debía convertirse en 10 x 3 y al revés. Diez dólares que pongan Money Gram, Western Union, Orlando Valuta y Banamex, y uno cada uno los tres niveles de gobierno para hacer su trabajo. A los migrantes, que ya los dejen de explotar…