Difícil es comunicarse hoy con adultos: Cornelia Funke

Considerada por muchos la “nueva Michael Ende”, la escritora alemana Cornelia Funke (1958) confesó hoy aquí que los adultos olvidan que una vez fueron niños, y eso hace que sea más difícil comunicarse entre ellos, porque hablan dos lenguajes totalmente diferentes.

Durante una videoconferencia que ofreció a sus lectores como parte de las actividades de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, la autora infantil y juvenil comentó que son los adultos quienes tienen la visión realmente privilegiada sobre todo lo demás.

“Los niños no ven el terror del mundo. Para mí no supone un misterio comprenderlos. Quienes me resultan más difíciles de comprender son los adultos; todo para ellos es dinero, negocios, trabajo, utilidad”, expuso.

La autora de “Reckless” (Mundo del Espejo) conversó en el acto realizado la noche del jueves con Adolfo Córdova desde su hogar, en una actividad que formó parte del programa de la edición 31 de este encuentro literario que llegará a su final este domingo 3 de diciembre.

Siempre atenta, la artista alemana, quien también dibuja e ilustra cada una de sus historias y personajes, confesó que cuando no da con las palabras, recurre al dibujo para hacer salir las letras.

Agregó que son las historias las que le dicen para qué edad son y agregó que conseguir su estilo le llevó toda una vida, ya que tuvo que practicar durante muchos años para lograr dibujar como un niño.

No obstante que escribe para niños, reveló que no le gustaría regresar a su infancia, pues dijo estar bastante contenta con su etapa como adulta. Además, añadió, no tiene mucho que envidiar la vida de los niños, porque llevan una existencia demasiado difícil.

Convencida de que la fantasía es mucho más realista que lo que muchos acostumbran a llamar “realidad”, comentó que los niños comprenden mucho más fácil la veracidad de la magia y de la literatura fantástica.

Consideró que México y todos los países latinoamericanos tienen la virtud de que conciben la realidad y la magia como la misma cosa, y entienden mejor cómo todo se entrelaza entre sí.

“En Guadalajara me topo con personas que me dicen como si nada que les hablan a sus plantas y a sus árboles, o toman detalles de la vida cotidiana como señales de buena suerte. Eso no sucede en Norteamérica. En México tienen respeto por los misterios de la vida”, dijo.

Funke detalló que esta clase de magia ha sido la que ha llevado a algunos de sus libros a ser prohibidos en diferentes países, por considerar que incentivan demasiado a los niños a imaginar.

Sobre los héroes de sus historias, afirmó que sus personajes no nacen siendo héroes, y mencionó que a través de ellos “nos definimos por nuestros miedos y la forma en que los superamos”.

Al final de la conferencia, la escritor alemana compartió con su audiencia uno de los cuadernos que utiliza para escribir sus historias; un gran libro decorado con dorado y figuras míticas que por dentro resguardan escritos, ilustraciones, esquemas y recortes.

Conforme la charla avanzó, la luz del Sol en la casa de Funke comenzó a desaparecer hasta que quedó solamente iluminada por el monitor de su computadora. Con una gran sonrisa despidió a su público y deseó regresar pronto a México.

Fuente: Notimex/ Manuel Bello Hernández.