Dios no se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón, Francisco

parg“Esta plaza tiene la dimensión del mundo”, lo ha dicho el Papa Francisco ante miles de personas que han aplaudido su primera aparición dominical enl a plaza de san Pedro. Ante un mar de gente en la plaza y las calles adyacentes, Francisco desde la ventana de su estudio ha presidido este mediodía el primer Ángelus de su Pontificado. El obispo de Roma abrazó, como un pastor humilde y de gran corazón, igual como hizo el día de su elección desde balcón central de la basílica, a toda su gente, a todas sus ovejas: al pueblo de Dios.

Volvamos al Señor. El Señor jamás se cansa de perdonar: ¡jamás! Somos nosotros quienes nos cansamos de pedirle perdón. Pidamos la gracia de no cansarnos de pedir perdón, porque Él no se cansa jamás de perdonar. Pidamos esta gracia.