“Emigrantes y Refugiados: Hacía un mundo mejor” Papa Francisco

parg“Emigrantes y refugiados no son peones sobre el tablero de la humanidad”. Lo escribe el Papa Francisco en su mensaje para la próxima Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado que se celebra el segundo domingo después de la Epifanía, el 19 de enero del próximo año 2014, llegando así a su 100ª edición, puesto que fue Instituida por el Papa Pío X en 1914.

El Papa Francisco se refiere a los niños, a las mujeres y a los hombres que abandonan o son obligados a abandonar sus casas por muchas razones, que comparten el mismo deseo legítimo de conocer, de tener, pero sobre todo de ser “algo más”. Y escribe que es impresionante el número de personas que emigra de un continente a otro, así como de aquellos que se desplazan dentro de sus propios países y de las propias zonas geográficas. Los flujos migratorios contemporáneos constituyen el más vasto movimiento de personas, incluso de pueblos, de todos los tiempos. La Iglesia, en camino con los emigrantes y los refugiados, se compromete a comprender las causas de las migraciones, pero también a trabajar para superar sus efectos negativos y valorizar los positivos en las comunidades de origen, tránsito y destino de los movimientos migratorios.

Francisco concluye su mensaje dirigiéndose a los queridos emigrantes y refugiados para pedirles que no pierdan la esperanza de que también para ellos está reservado un futuro más seguro, con el deseo de que en sus sendas puedan encontrar una mano tendida, puedan experimentar la solidaridad fraterna y el calor de la amistad. A todos ellos y a los que gastan sus vidas y sus energías a su lado el Pontífice les asegura su oración y les imparte de corazón su Bendición Apostólica.