RSF pide a Donald Trump que garantice el respeto a la libertad de prensa

A lo largo de la campaña electoral, de los comicios celebrados el 8 de noviembre, el ya presidente electo Donald Trump ha hecho una serie de movimientos peligrosos contra la prensa. Ha amenazado denunciar a periódicos que publiquen información “intencionalmente negativa”, y ha insinuado la necesaria reforma de la legislación para garantizar que “cuando el New York Times o el Washington Post escriban una pieza escandalosa puedan ser denunciados”.

Más adelante Trump retiró la credencial de prensa del Washington Post justificando que el periódico había llevado a cabo una “increíblemente imprecisa cobertura de la campaña Trump”.  El presidente electo de los Estados Unidos también insultó y acosó a varios reporteros por tratarle negativamente o hacerle preguntas duras. Además, se negó a participar en el debate republicano de FoxNews porque la cadena no accedió a su solicitud de retirar a la reporta Megyn Kelly como moderadora.

“Las acciones de Trump para restringir la libertad de prensa durante esta campaña presidencial han mandado una señal preocupante sobre las intenciones en la presidencia”, afirma Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras. “Como Presidente, le pedimos que garantice el respeto a la libertad de prensa y opinión garantizadas en la Primera Enmienda. La prensa debe poder llevar a cabo su trabajo sin ningún miedo o represalia de la Casa Blanca”, añade Deloire.

Los movimientos que han restringido la libertad de prensa durante la campaña presidencial son parte de una tendencia alarmante de restricción a la libertad de prensa en los Estados Unidos. Desde 2013 el país ha retrocedido 14 puestos en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros Sin Fronteras hasta el lugar 41 que ocupa actualmente.